Teletrabajo y guardería en tiempos de cuarentena

Estos días de cuarentena FIVEOHFIVE hace turnos de teletrabajo y guardería. 

Tenemos un niño de dos años y medio que es absolutamente feliz sin salir de casa.  La cuarentena para él es la tierra prometida: todo el tiempo del mundo en su hábitat natural y con la compañía ininterrumpida de papá o mamá. Aquí (#yomequedoencasa), él se ha hecho amo y señor. Vivimos en un piso céntrico y chiquito. Para nosotros es prioridad tener a mano el trabajo, los servicios, la cultura y el ocio. Toda una paradoja estos días.

Qué increíblemente tierno es ver a este ser ocupar su día. Se entrega a los juegos con todo su interés. Y en cuanto siente la llamada de otra actividad, no se resiste en absoluto. Si es una actividad de mayores ya no hay rival. “Yo ayudo” es el mantra de esta cuarentena.

En mis ratos con él en casa lo he bautizado el becario y ha sido mi excusa para hacer manualidades y tareas creativas.

No tengo la menor intención de quitar importancia a la terrible gravedad de la crisis del coronavirus que estamos viviendo. Sencillamente, voy a centrarme aquí en el poder curativo que tiene el puro entretenimiento haciendo lo que nos gusta.

¿Cuánto tiempo dedicábamos a una afición en nuestra vida como la conocíamos hasta ahora?

Como estar en casa no es sinónimo hoy de estar aislado, las redes sociales nos sirven de ventana al mundo y, como por impulso, hacer algo dentro de una comunidad nos motiva.

Estamos haciendo, el becario y yo, un reto de Instagram: #letteringencasa. Lo primero que llamó mi atención de esta actividad es la definición de la artista: lettering es el arte de dibujar con las letras.

Como nos quedamos sin regalito del día del padre, ése que es habitual cortesía de la guarde, hemos tenido que improvisar. Reciclamos caja de cereales, desenfundamos pistola de silicona y homenajeamos a algún fiel amigo del universo del becario, como es el coche de carreras con carita simpaticona.

Leemos mucho. Cae algo de tele, Peppa Pig y Totoro son invocados al menos un par de veces cada día. Pero los libros juegan en otra liga. El becario no lee, pero analiza cada página. A veces el ego le puede y pide que leamos el cuento del becario. Esto es un regalo precioso que recibió de su tía artista. Vayan a verlo, es una preciosidad. Ilustrar un libro infantil es una tarea seria.

FIVEOHFIVE Ilustración Marta León Ferreiro
Mini libro personalizado ilustrado por Marta León Ferreiro

Hacemos ejercicio. Los chicos de Cronos Entrenamiento Personal se lo han currado muchísimo compartiendo vídeos de los entrenos, muy parecidos a los que nos hacen en la sala, pero usando material que todos tenemos en casa. Bravo. Desde luego no temáis, no cambio una sesión en vivo por esta versión virtual, aunque reconozco que me río más aquí.

El becario también cocina pero en esto sus logros son mayores cuando es mi turno de trabajo.

Aplaudimos en el balcón a las siete.

FIVEOHFIVE Arco Iris
Arco iris y pancarta de reconocimiento

 

Y por supuesto, hemos hecho nuestro arco iris para la ventana.

Todo va a salir bien.

Everything is going to be ok.

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *